Si bien algunas personas no pueden evitar la aparición de las varices, si pueden reducir claramente las probabilidades de aparición de esta patología. Esto se puede conseguir siguiendo los siguientes consejos:

Para prevenir la aparición de varices, es importante que las costumbres y estilo de vida no faciliten su aparición. El objetivo primordial pasa por mejorar el retorno venoso en las piernas, para ello se aconseja:

  • Mover las piernas con frecuencia, evitando pasar largos ratos de pie. Dar un descanso periódico a sus piernas mediante cortos paseos o ejercicios específicos que le facilitaremos en consulta.
  • Realizar el deporte adecuado. Se aconseja la práctica de manera regular y con calzado cómodo. Andar es el ejercicio más beneficioso para la circulación venosa. Montar en bicicleta, nadar, correr o bailar también favorecen el retorno venoso.
  • Evitar las fuentes de calor, exposición solar continuada, depilación con cera caliente, suelos con sistemas de calefacción radiante, yacuzzi y saunas.
  • Dieta rica en fibra, consumo adecuado de líquidos (1,5 litros de agua aproximadamente al día), limite el consumo de grasas saturadas – no beneficiosas. (mantequilla, embutidos...).
  • Eleve de vez en cuando las piernas y cuando le sea posible descanse con las extremidades inferiores en alto. Levantar unos 10-15 cm la parte baja de la cama mejora el retorno venoso mientras duerme.
  • Active su circulación, contrayendo los músculos de las pantorrillas. Por ejemplo, un buen ejercicio es ponerse de puntillas de forma repetida cada cierto tiempo.
  • Utilice calzado cómodo: Evite los zapatos de tacón alto y el zapato plano.
  • Darse duchas de agua fría en las piernas.
  • Evite el uso de fajas y ropa demasiado apretada.
  • Mantenga siempre bien hidratada la piel / Masajear las piernas desde el pie hasta muslo en dirección ascendente.